herramientas

El fracaso asegurado de un nuevo jefe de mantenimiento

A veces es muy fácil prever que un nuevo jefe de mantenimiento no va a tener éxito en su trabajo. Las circunstancias que lo rodean aseguran su fracaso de forma casi segura.

herramientas

En ocasiones una empresa contrata a un nuevo jefe de mantenimiento, consciente de que tiene un grave problema de mantenimiento que puede resolver contratando a un nuevo gestor.

A veces, demasiado a menudo, el nuevo jefe de mantenimiento contratado o recién ascendido no consigue resolver el problema de mantenimiento de manera satisfactoria para la gerencia de la empresa. El jefe de mantenimiento acaba despedido, relegado a otras funciones, y desde luego, habiendo fracasado en su cometido.

Pero, ¿es siempre culpa del jefe de mantenimiento?

Personalmente he visto este caso en demasiadas ocasiones. Muy a menudo se dan estas otras circunstancias:

  • Ha habido más intentos fallidos, es decir, ha habido otros jefes de mantenimiento que han fracasado
  • No existe mantenimiento programado de ningún tipo
  • El estado de la maquinaria y las instalaciones es en general malo
  • Algunos de los técnicos, incluso la mayoría, llevan bastante tiempo en el departamento. En otras ocasiones sucede exactamente lo contrario: hay una gran rotación en el departamento, incluso en la empresa.
  • Algunos de esos técnicos de mantenimiento son considerados ‘imprescindibles’ tienen prestigio y contacto directo con los gerentes y directores de la empresa, que confía mucho en ellos
  • El departamento de producción tiene más poder efectivo que el de mantenimiento. La visión a corto plazo impera sobre una visión a largo plazo. El día a día es lo que marca la programación de mantenimiento, las urgencias y las escasas intervenciones programadas
  • Existe un férreo control de costes y un presupuesto muy ajustado para realizar el mantenimiento
  • Los directivos por encima del jefe de mantenimiento no están acostumbrados a delegar y se inmiscuyen en la gestión de forma constante.
  • Hay un doble lenguaje de los directivos que están por encima del jefe de mantenimiento: por un lado, hablan del preventivo y de modernizar el departamento. Por otro, impulsan la gestión basada en el ‘mantenimiento de crisis’

En esas condiciones es muy difícil que un nuevo jefe de mantenimiento tenga éxito en su trabajo, entendiendo como éxito los siguientes logros:

  • Conseguir que las instalaciones mejoren en disponibilidad y mejore su estado
  • Conseguir aumentar la producción
  • Conseguir una organización óptima del personal de mantenimiento

Artículo tomado de http://mantenimientopetroquimica.com/

Posted in Noticias.